• Flickr
  • Youtube
  • Instagram
  • Google+
  • Pinterest
logotipo de Coruña Turismo - A Coruña

La ciudad vieja

Nuestra ciudad tiene una interesante historia que te queremos dar a conocer.

Bienvenido a la web oficial de turismo de A Coruña
Bookmark and Share

La Ciudad Vieja

Jardín de San Carlos

Como en todas las ciudades es imprescindible visitar la “Ciudad Vieja”.

Un recorrido por sus calles nos hace revivir las etapas de su historia y nos instala en los variados ritmos del palpitar de una ciudad medieval y barroca.
Esta urbe alta ocupa sólo una parte de la rocosa península coruñesa abrazada por el océano Atlántico. Una vez en ella, y desde lugares elevados como el jardín romántico de San Carlos, se aprecia la fuerte y amplia escultura del Magnus Portus Artabrorum romano.

Este jardín singular, levantado en un lugar prominente en el centro de una fortaleza elevada resguardada de los vientos, alberga el arca fúnebre del general inglés Sir John Moore, muerto por las tropas francesas que atacaron la ciudad en 1809. Relaciona de forma metafórica la tumba del héroe de la Batalla de Elviña con el siempre presente mar. Esta sepultura sirve de inspiración a la gallega más universal, Rosalía de Castro, que le dedica los siguientes versos:

"¡Máis que fermosa e sin igual morada,
He coupo en sorte ós teus mortales restos!
¡Quixera Dios que para ti non fora,
nobre extranxeiro, habitación allea!...".

La Ciudad Alta, más tarde llamada Ciudad Vieja

Iglesia de Santiago

Conserva las residencias y casonas más nobles de las familias aristocráticas lo que le confiere un aire de distinción del que sus habitantes actuales, poderosos ejecutivos vinculados al mundo de la política y de la moda, se enorgullecen.

Entre ellas citar el palacio de los marqueses de San Martín de Hombreiro en la calle del Parróte, 14; la mansión familiar de la escritora coruñesa Doña Emilia Pardo Bazán, sede de la Real Academia Galega, en la calle Tabernas, 11; el palacio Cornide, frente a la plaza de Santa María, según la moda cortesana francesa de Luis XV; la casa donde vivió el matrimonio formado por Manuel Murguía y Rosalía de Castro con sus hijos, recordado en la fachada con una placa en Príncipe, 3; la mansión de los marqueses de Camarasa, hoy Gobierno Militar, donde pernoctó Carlos I al venir a la ciudad, en la calle Veeduría, 2.

Brigantium • Iglesia de Santiago • Convento de Santo Domingo
Este asentamiento romano bautizado como Brigantium ha estado delimitado por unas amplias fortificaciones dentro de las cuales se desarrolló una población militar y administrativa. Aquí surgieron los antiguos gremios que todavía perduran en los nombres de las calles como Herrerías, Tinajas, Zapatería, Veeduría, Cortaduría... Nuestra andadura comienza en la angosta calle de Santiago, junto a la iglesia románica del mismo nombre, el segundo monumento más antiguo de la ciudad después de la Torre de Hércules. A ella llegaban los peregrinos que, procedentes del Norte de Europa e Islas Británicas, seguían la famosa y concurrida ruta marítima jacobea o Camino Inglés desde el siglo XIV al XVII.

En su antiguo atrio, presidido por una imagen ecuestre del Apóstol Santiago ataviado de caballero, tenían lugar las reuniones del Concejo de la Ciudad, celebradas a "son de campana" durante los siglos XIV y XV. Si las malas condiciones meteorológicas lo exigían se trasladaban al convento de Santo Domingo. Este último alberga la capilla de la Virgen del Rosario patrona de la ciudad.

Esta dársena coruñesa también vio partir en el año 1803 a la expedición del ilustre médico Francisco Javier Balmis para llevar la vacuna de la viruela a América en la corbeta María Pita.

Vinculada al origen medieval de la ciudad surge la Colegiata de Santa María del Campo.

Edificada en el siglo XIII, su portada principal está ornamentada con una Epifanía o Adoración de los Reyes simbolizando el largo camino que los viajeros han realizado para alcanzar nuestras tierras. En el interior admiramos una anunciación gótica enraizada con la leyenda popular que narra que el mar cubrirá la ciudad hasta la altura del dedo índice del arcángel Gabriel. Amenaza neutralizada por la presencia en el templo de la imagen de la Virgen María apoyada sobre un león, que salva la ciudad.

En sus inmediaciones se encuentra el Museo de Arte Sacro contenedor o cofre de la arqueta eucarística de plata donada por Doña María Ana de Neoburgo que pernoctó en esta urbe con motivo de su enlace matrimonial con el último Austria, el rey Carlos II, en 1690.

Un rincón especial lo forma el convento de las Bárbaras, cenobio e iglesia fundados en la Baja Edad Media bajo la advocación de Santa Bárbara, patrona de la ciu-dad en tiempos de tormenta. Formaban una comunidad femenina franciscana, que ingresa en la orden de Santa Clara en 1912. Este sereno y apacible lugar posee un relieve del Juicio Final con la representación del sol y la luna junto a San Miguel pesando las almas en la balanza.

Llegamos a la plaza de la Harina, conocida hoy como plaza del General Azcárraga, ministro del gabinete de Cánovas del Castillo que reintegró a la ciudad su Capitanía General. La fuente del Deseo en el centro y la Capitanía General, palacio neoclásico construido en 1740 para ser la sede de la Audiencia y Capitanía General del Reino de Galicia, la ornamentan espléndidamente.
Este recorrido nos evoca históricas leyendas desde la figura imperial de Carlos I, que convoca las Cortes de Castilla de paso para Inglaterra en 1520 en la iglesia de la Orden Tercera y el convento de San Francisco, hasta ¡lustres huéspedes como el futuro rey Felipe II, de viaje a las Islas Británicas en 1554 para contraer matrimonio con la reina María Tudor.

Eran tiempos de invasiones, como la del almirante inglés Sir Francis Drake que atacó con su navio el puerto y al que se enfrenta María Pita, mujer del pueblo y vecina de la calle Herrerías 28, actual Casa Museo de María Pita; que con su valerosa defensa se convierte en la heroína local. Los restos fortificados de aquel viejo recinto amurallado asoman hoy en la zona del Parrote con el bastión de San Carlos, el Castillo de San Antón, las tres Puertas (Parrote, el Clavo y San Miguel) y los paramentos a espaldas del Hospital Abente y Lago y parque del Rectorado - antigua sede de la Real Maestranza desde el siglo XVII y lugar de fabricación de armas para el ejército - actualmente ocupado por el Rectorado de la Universidad de A Coruña.



Lo mejor de A Coruña